Este trabajo sonoro, explora ese doble juego del pertenecer (chileno) y de la negación (chile-no). Las sucesivas iteraciones, que relampaguean a modo fantasmagórico dentro de la pieza, matizadas con alguna base post-industrial, buscan rearmar una figura sonora que nos habla desde la textura, sobretodo de la voz. Una arquitectura de sonido, tributaria de la mecanización y automatización de un país entregado a la repetición de un modelo, que se apropia de la mercancía, para hacerla circular por las tuberías del poder.
Schile-no, es una pieza sonora que capta desde el estetoscopio, el sonido de un cuerpo-país enfermo

 

 

 

Blog de David Bustos: http://artehacker1.blogspot.cl/


Relacionados