Extraído de su libro “Guy Debord” transcribimos un fragmento de Anselm Jappe sobre este aspecto fundamental de su figura y su pensamiento, así como una descripción y señas sobre “Kriegspiel”,  el juego de estrategia que diseñó.

____

 

La concepción de la historia como un juego –que puede ser un juego muy serio, un juego de fuerzas- condujo a Debord a interesarse cada vez más por la estrategia, en el sentido estrictamente militar del término, pero también en el sentido de una ciencia de la evaluación de las fuerzas, las ocasiones y los factores humanos, que ofrece a los “animadores del juego” la ocasión de desplegar su inteligencia. Debord se retrató a si mismo como el jefe del ejército de la subversión; en su película “In girum” abundan las metáforas militares y las imágenes de batallas. Hacía años ya que Clausewitz se había convertido en uno de los autores más citados por los situacionistas; Champ Libre emprendió la publicación de sus obras completas y de otros estudios clásicos de estrategia. Debord inventó un “Juego de guerra”, comercializado en varias versiones y publicó una partida ejemplar disputada con Alice Becker-Ho.

 

*

 

Inspirado en la teoría militar de Carl Von Klausewitz y las campañas europeas de Napoleón, Guy Debord inventó el juego en los años 50. Patentó sus reglas en 1965. El Kriegspiel se juega sobre un tablero de 20×25 casillas, dividido en dos territorios simétricos para cada contendiente, con algunas montañas y edificios ya situados al comienzo de la partida. Los ejércitos tienen piezas de infantería, caballería, artillería y abanderados.

Tras Mayo del 68, Debord se retiró al campo pero no cesó de estudiar su juego, considerándolo su gran proyecto personal. Junto a Gérard Lebovici, su editor y mecenas hasta ser asesinado en oscuras circunstancias, fundaron la Society of Strategic and Historical Games, publicando las reglas del Kriegspiel. Llegaron a fabricar media decena de tableros con sus piezas, realizados en plata y cobre.

 

Escribió Debord sobre su juego:

 

Conseguí, hace mucho tiempo, presentar las bases de la guerra en un juego de tablero bastante simple. Las sorpresas que depara este Kriegspiel parecen inagotables; y me temo que puede ser la única de mis creaciones a la que alguien reconocerá cierto valor en el futuro.

 

Este Kriegspiel, o Juego de Guerra, lleva al tablero las operaciones de dos ejércitos de igual fuerza, cada uno persiguiendo, mediante sus maniobras, la destrucción de su adversario. Cada ejército está obligado al mismo tiempo a proteger, dentro del territorio que controla, los recursos necesarios para sus campañas y a mantener sus líneas de comunicación abiertas.

 

 


Relacionados