Abbie Hoffman fue uno de los revolucionarios más importantes de la escena contracultural estadounidense, fundador del Youth International Party, los “Yippies”, grupo radical de orientación anarco-comunista, definido por Paul Krassner como: “una coalición orgánica entre hippies psicodélicos y activistas políticos”, que a partir de acciones teatrales y movilizaciones masivas buscaban erosionar la política institucional de la época.

Publicada nueve años antes de su muerte, Soon to be a major motion picture, la autobiografía de Abbie Hoffman, hace un recorrido personal por los puntos más importantes de la contracultura estadounidense de los 60, así como por los años de clandestinidad y persecución política en los 70.

Hoffman profundiza y enriquece la lectura estereotípica del movimiento yippie y, por extensión, de cualquier acción política callejera que sobrepasa los límites de la política tradicional al trabajar con la sátira y el teatro. Hoffman nos muestra los complejos y variados orígenes que, finalmente, dieron lugar a los movimientos contraculturales.

Presentamos a continuación el texto con el cual Abbie Hoffman introduce el libro, a modo de poética respecto a dónde y por qué situar la acción política.

 Próxima a ser una película importante (1980).

 Comenzar a rezar.

Alguna vez mi hermana me contó esta historia. Doce años atrás se encontraba sobre un avión con dirección a Nueva York. Era un vuelo de rutina hasta que el piloto se dio cuenta de que el mecanismo de aterrizaje se rehusaba a funcionar. Pidió a control en tierra instrucciones, mientras el avión volaba en círculos alrededor del aeródromo. La pista de aterrizaje estaba recubierta de un almohadón espumoso; camiones de bomberos y ambulancias se pusieron en posición.

Mientras tanto se les enseñó cada maniobra a los pasajeros, en esa voz alegre y confiada que los pilotos se ingenian tan bien para fingir. Las azafatas se deslizaron desde las cabinas calmando a las personas. Se les indicó a los pasajeros que contrarrestaran la primera sacudida poniendo sus cabezas entre sus rodillas y agarrando sus tobillos justo antes del momento del impacto.

De pronto el piloto anunció a través del intercomunicador: “Estamos iniciando nuestro descenso final. En este momento, de acuerdo con los Códigos Internacionales de Aviación establecidos en Génova, es mi obligación informarle que si cree en Dios debería comenzar a rezar.”

Hay algunas cosas respecto a la sociedad que no tienes manera alguna de descubrir a menos que estés en una crisis. Sucedió que el aterrizaje de panza se dio sin ninguna complicación. Nadie salió herido en lo más mínimo. Al día siguiente llamé a las aerolíneas y pregunté acerca de la regla del rezo. Nadie me daba explicación alguna al respecto. Era un estricto “sin comentarios.”

Podía ver su punto de vista. Hay un montón de reglas secretas mediante las cuales el poder se mantiene a sí mismo. Solo cuando lo desafías, fuerzas la crisis, descubres la verdadera naturaleza de la sociedad. Y es solo en esos momentos que decide enseñarte.

Ocasionalmente puedes usar tu intelecto para intuir el plan, pero en general los secretos del poder son enseñados en oscurecidas cárceles policiales, callejones negros, y en las calles. Yo los aprendí allí. Y creo que también es allí donde los policías los aprenden. Como esos pasajeros, todos aprendemos justo antes de la posibilidad del descenso final.

 

 

 

 


Relacionados