Figura de la poesía peruana de los 60 (la generación de Cisneros, Heraud y L. Hernández) Rodolfo Hinostroza escribió este libro fundamental en Francia, en medio del vértigo del 68, sumergido en ese movimiento.  Publicado por primera vez en 1971, a continuación entregamos dos textos y un enlace al libro íntegro, además de un recuerdo de esos días en sus propias palabras.

 

 

Cuando llegó Mayo del 68 no me sorprendió mucho. Lo que se decía, lo subyacente en dicha revolución, era muy cercano a mí. La liberación sexual y la ideología que ahí se desarrollaba conectó conmigo desde el comienzo. Ahí vi resurgir la bandera negra del anarquismo, algo regocijante porque la inspiración de esa revolución era plenamente libertaria, antiautoritaria. La sexualidad era un gran pivote para la liberación del hombre, para mover el mundo entero; después se banalizó un poco. Yo estuve muy sumergido en ese movimiento, desde antes y también después. Ese momento fue el que motivó en gran medida la atmósfera presente en mi libro.

 

 

 

 

 

Diálogo de un preso y un sordo

 

 

 

 

George:

No nos alcanza el pájaro campana? Alinea el sueño

muertos y resurrectos sobre unas paredes pegajosas?

La mujer olía a lino.

Dime,escuchas ese rumor? Es como sitrajeran a un

preso, y ese

chirrido de cadenas es lo único que nos separa del mundo

irreal.

La mujer olía.

Y voilà que se vienen

unas falsas sandalias caminando, y nos hablan de Europas

que no conoceremos, de pagodas ahora; esos rastros

indican que han pisado tierra roja, y dónde hay esta

tierra roja, George?

Un desierto, seguramente, algo calcinado por el sol. El

sol. Recuerdas?

Hay un sol afuera!

/Él dice que no hay afuera/

La mujer olía a mujer.

«Clang, clang» tañen las monedas sobre un plato de estaño,

oyes?

No te duermas! Quieres

más sueño todavía? George? Cualquier cosa, ese clang

clang idiota,

esa imaginación que va extinguiéndose, esas palabras que

no quieren

salir,

nos acerca a la realidad.

Realidad, tu nombre escribo.

La mujer es ese ruido. El

universo es ese ruido, eh, Capitán? Las esferas oxidadas

producen ese ruido, Saturno gira sobre Escorpión y crispa

los nervios;

hay un mar también, y la lluvia, y a veces se revuelven,

quiero decir

que llueve sobre el mar, y caen rayos, y da ganas de

ponerse a aullar

como un loco. Capitán?

Un cepo guarda unos huesos, los helados corredores

esconden barricadas de amontillado.

Realidad?

George?

El pájaro paro se para en las ramas del manzano.

La mujer olía a sándalo.

Has oído ese cuento

del hombre que cae dentro de un barril, y se va hundiendo,

y al principio se aterra y hace intento de salir,

y luego advierte que ha retornado al vientre de su madre?

Ese hombre

volvió a ser puro, George.

Los catatónicos vagan por el centro de la ciudad. Una

multitud de estudiantes y gente de bien arman una pedrea.

Pero los simples siguen, exclamando, rezando:

«Son los santos, son los santos, oyes, mamá?»

Ella se sacaba el vestido

por la cabeza./ Pero por qué hablas de ella!

Ella te empujó con ambas manos

para arrojarte dentro del barril.

Pero olía a sándalo y a sopa de cebollas.

Esa sombra fue un pájaro, una mariposa,

el sueno de este sueño? Despierta, George!

Adminístrate. La ronda del sol

no se ve desde aquí. Imposible determinar el tiempo. El

tiempo, esa

sucia palabra. Habla, George. Tú sabías de números

alguna vez,

con música: «Dos por uno dos/dos por dos cuatro/dos

por tres seis».

Realidad? Hay que robar estacas y clavarlas

sobre una realidad que se deshace?

Ella.

/Él dice que no hay afuera/

Te mataría, George. Pero no.

Yo también he dormido varios años,

intermitentemente. Tal vez duermo ahora mismo, y tú

eres el despierto.

Oh! Entonces sí te mataría. Capitán.

Ningún ruido. El pájaro tilín no suena tilín no suena.

Los sentidos se pudren, se pudren. Mañana será el tacto,

los bellos ojos de cuarzo. George? Estás allí?

Que oiga tu voz,

un sonido vocálico, cualquier cosa

que no calle jamás.

 

Orígenes de la Sublimación
 

 

 

 

Belleza   =   Añoranza

of the lost paradise

el vientre en que estuviste en perfecto silencio

sólo el rumor de líquidos tibios y babosos

rumor de astros/ paz y alimento

parte de algo

no soledad del cuerpo

la mística armonía

la exacta ubicación del vidente frente al universo

lost

forever.

 

II

 

Y el pájaro campana dice:

«En el ascenso hacia la perfecta conjunción

se sigue así:

a) La Opacidad:

cosa con forma o sin ella

no irradiación

rostros en el Metropolitano Art Nouveau

indefinición de la materia

no deja que los cuerpos la atraviesen/ no presenta

evidencia

b) La Definición:

lo que se llama bello o feo

con/sin carácter

un perro podrido & bellos dientes blancos,

donde ambos coexisten y uno se explica por otro

el bárbaro verdugo, la

Cover Girl

el grito/ la muerte

c) La Ambigüedad:

síntesis negativa

cosas que anulan a otras y he ahí un brillo inesperado

delicado matiz

inmerso en Grand Guignol

dentro & fuera

materia suspendida que no obstante

va y viene

y d) La Gracia:

inalcanzable por la voluntad

iluminación sin elección

imagen que detiene la fluencia del Tiempo

un rayo de luz golpea en plena frente

evidencia evidencia!»

& esto dijo el pájaro campana

desde un punto del aire

donde todo el laberinto se ve y se explica.

 

III

 

L’Utopie aussi

un paraíso perdido propone

un nuevo paraíso

así Belleza  =  Mediación

entre el mundo visible y el mundo posible

/ anamnesis del mundo uterino/

y así el vidente

no se anquilosa

media

no se reifica no pierde el absoluto

media

he stands here

cf. los bodhisattvas p.ex.

transparente en la mediación

& la quieta humildad ante el conjunto

con tus ojos lo verás con tus manos lo tocarás

tomará materia

el amor hace visible lo invisible

y hace invisible lo visible

c.f. Ariosto

la fuente de juventud

que no envejece

 

Texto completo:

http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/libros/Literatura/Contra_Natura/indice.htm


Relacionados