Ribeyro decía que Enrique Polanco tiene: “ojo de gato, ojo de pájaro, ojo de poeta”, “que ha logrado cantarle a Lima, la de nuestros amores y odios, su visible fealdad, su secreta belleza.”


Relacionados